Aunado a esto, existen grupos que se encuentran más expuestos a ver vulnerado su derecho a un empleo digno.

Por ello, en un esfuerzo conjunto con las y los Legisladores, en el 2013 se impulsó el establecimiento del 27 de febrero como el “Día Nacional por la Inclusión Laboral”, en un afán de concientizar a la población en general, pero particularmente a quienes participan el proceso de reclutamiento de personal, sobre el derecho humano al trabajo de todas y todos los mexicanos, independientemente de su condición, edad, género, discapacidad, etcétera.

El Gobierno de la República, a través de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, tiene el compromiso de generar las condiciones que permitan a los grupos más vulnerados de la sociedad ejercer su derecho al trabajo, a través de programas, estrategias y acciones que buscan fortalecer la cultura de inclusión laboral en el país y visibilizar a los sectores más desfavorecidos.

Entre las acciones más relevantes se encuentran: la elaboración y publicación del Programa Nacional de Trabajo y Empleo para Personas con Discapacidad (2014-2018), la Red Nacional de Vinculación Laboral y a los Distintivos Empresa Incluyente “Gilberto Rincón Gallardo”, Empresa Familiarmente Responsable y Empresa Agrícola Libre de Trabajo Infantil, así como el cumplimiento del compromiso de Gobierno CG-088 que consiste en promover y difundir los beneficios e incentivos con los que cuentan las empresas que contratan a personas con discapacidad.

Con el Programa Nacional de Trabajo y Empleo para las Personas con Discapacidad se sentó un precedente, ya que por primera vez se emitió un programa especial enfocado específicamente a la inclusión de dicha población en el mercado laboral.

A través de la Red Nacional de Vinculación Laboral y la Estrategia #AbriendoEspacios, que incluye ferias de empleo especializadas y el portal www.abriendoespacios.gob.mx, donde se ofertan vacantes para #PersonasConDiscapacidad y #AdultosMayores, se contribuye y facilita la integración de las personas en situación de vulnerabilidad a un empleo.

Por su parte, los diferentes Distintivos promueven y fortalecen la implementación de buenas prácticas de inclusión laboral por las empresas, cuyo objetivo primordial es facilitar el acceso, desarrollo y permanencia en el empleo, de estos grupos poblacionales.

Asimismo, en cumplimiento del Compromiso de Gobierno 088 (CG-088), se difunde y brinda asesoría a las empresas, sobre los beneficios e incentivos con los que cuentan al contratar a personas con discapacidad.

La inclusión genera diversos beneficios no sólo para las personas, sino también para las empresas y la sociedad en general. Las y los trabajadores mejoran su economía personal y familiar y adquieren mayores grados de autonomía; las empresas mejoran su clima laboral, incrementan su productividad y pueden acceder a los estímulos fiscales existentes; la sociedad por su parte, mejora su percepción de la diversidad y se ve beneficiada por la movilización en la economía.